COVID-19 provoca en EE.UU. los niveles de infelicidad más altos en 50 años